Asociación de Geógrafos Españoles

www.age.es

Ir a Inicio.

Inicio > Temas de actualidad

La futura política regional europea y sus efectos para España

Pdf completo (21 págs, 3.9 MBs)

Diciembre de 2005

La futura política regional europea y sus efectos para España

La Europa del siglo XXI diseñada y construida día a día desde la Unión Europea (UE) es una Europa marcadamente cambiante y de futuros perfiles aún inciertos y borrosos. Parece dibujarse un contexto en el que el futuro de la política regional no es, precisamente y de momento, un tema central, si bien sí lo fue hasta la celebración del último Consejo Europeo en el mes de junio y ha consumido sobradas discusiones y sesiones de trabajo en el último año y medio. Es el actual un marco en el que, sin embargo, parecen ser otros los escenarios que han tomado protagonismo y captado más la atención: los cambios institucionales que ha conocido la Unión (una nueva Comisión Europea más amplia y un nuevo Presidente de la misma; un nuevo Parlamento elegido en el año 2004; nuevo Comité de las Regiones; etc.); la incertidumbre que continúa existiendo tras los referenda francés y de los Países Bajos que rechazaron el proyecto de Constitución Europea (con diversos problemas de fondo, aún difíciles de resolver, en las razones subyacentes al “non” o “nee” respectivo de ambos países: inmigración, futuras adhesiones, etc.); los cambios políticos que han experimentado algunos de los gobiernos de los Estados miembros (Alemania y Francia son un buen ejemplo; también lo son España y Polonia); las expectativas creadas ante el papel que jugará la presidencia semestral británica -que finaliza en diciembre de 2005- en un momento crucial de la UE; la falta de acuerdo sobre la apertura de negociaciones con Turquía para su futura integración (más allá del consenso formal institucionalmente adoptado el pasado 3 de octubre) y el traslado de este debate a la sociedad en los distintos Estados miembros; la preocupación por la incidencia de una posible pandemia asociada a la difusión de la gripe aviar en Europa; los riesgos naturales que han afectado a distintos territorios del continente (inundaciones, incendios, sequía); el problema de la seguridad ante la internacionalización del terrorismo; las violentas contestaciones sociales sucedidas en Francia ante lo que parece ser la quiebra de un modelo de integración de sectores más marginales; la posición de Europa en un mundo crecientemente más globalizado donde el Viejo Continente va al rebufo de la I+D+I de otras áreas; y el mismo problema de la inmigración con la carga de drama humano que lleva asociada y que empuja en las fronteras meridionales, para cuya solución España no ha dudado en “europeizarlo” e implicar a la UE mediante la solicitud de ayudas específicas.

Pese a todo, la agenda de trabajo más inmediata de la Unión para este último trimestre del año 2005 tiene anotado en su “debe” la necesidad de cerrar las perspectivas financieras para el próximo período 2007-2013 y, en consecuencia, concretar los recursos económicos que éstas van a dedicar a la “política de cohesión” o “política regional”. Porque ahora mismo el problema no es la ausencia de formulación, planteamientos y desarrollo de una nueva política regional, que sí existe; el problema es qué montante, finalmente, va a consumir y a suponer dentro del presupuesto comunitario y, cuestión más crucial aún, cuál va a ser su reparto territorial, amenazado por las más que severas reticencias que parecen ofrecer países como el Reino Unido (que esgrime el denominado “cheque británico” como argumento más destacado, pacto vigente desde 1984 por el que Bruselas devuelve anualmente a este país una cantidad cercana a los 5.000 millones de lo que aporta en compensación por el hecho de que la PAC apenas beneficia a este Estado), Francia (poco propenso a que se mermen las sustanciosas ayudas que la PAC ha proporcionado a sus agricultores) o Alemania (cansado de su posición de contribuyente neto frente a la postura de otros países comunitarios), a los que se suman Países Bajos, Suecia y Austria, los otros tres contribuyentes netos. Reticencias que, por otra parte, enfrentan también a algunos de estos Estados miembros entre sí (franceses y británicos). Y coincide todo ello, además, con un momento que se prolonga ya desde hace poco tiempo y en el que, según las observaciones de diversos analistas y estudiosos, parece observarse una notoria ralentización y un cambio de rumbo en la denominada “construcción de Europa” respecto al último decenio del siglo XX. Con todos los defectos que esa etapa generó (progresiva “burocratización”, problemas asociados a cargos e instituciones en la gestión de ciertos programas y funciones que hizo reducir mucho la credibilidad de la sociedad en las instituciones comunitarias, etc.), los años noventa parece que fueron un período más frenético y fecundo, sobre todo para países como España (máximo receptor de fondos estructurales y de cohesión), en la construcción e integración de Europa. Para muchos fueron años más “ilusionantes”, por cuanto pareció haber un empuje más decidido y una asimilación y contagio mayores en la sociedad de esta “ilusión” y “causa europea” que actualmente parecen estar más periclitadas. Fueron momentos protagonizados por personajes y figuras (argumento ya muy extendido) como los presidentes Köhl, González, Miterrand, o el mismo presidente de la Comisión Europea Jacques Delors, que promovieron tan fuerte empujón pero que han sido sustituidos por una generación nueva de políticos y agentes que, por el momento, parecen no transmitir -ni siquiera de forma parecida- a los millones de europeos implicados idénticos sentimientos de adhesión.

Una nueva política regional europea para una pretendida “nueva Europa” del siglo XXI

Desde mediados de 2004, la UE dispone de una propuesta de política regional para el período 2007-2013 que reforma notoriamente la existente en la fase actual (2000-2006), la cual ya modificó en buena medida la de los dos períodos anteriores (1989-1993 y 1994-1999). Sin embargo, en sus extremos y términos finales y definitivos, no ha alcanzado todavía un acuerdo concluyente, pues a los fracasados intentos de la presidencia luxemburguesa por conseguirlo (primer semestre de 2005), ha de unirse la dilatada espera que en pro de un acuerdo final protagoniza la actual presidencia británica, cuyo compromiso fue el de presentar una propuesta definitiva ya cerrada en noviembre de este año, justo un mes antes de acabar su turno presidencial y a las puertas del último año del actual período de programación.

Europe map

Muy sucintamente presentaremos los rasgos distintivos y las características más específicas que la diferencian de la política regional actual para centrarnos, en último término, en la influencia y alcance que este nuevo marco estructural o de cohesión tiene para España. Quizá sean, a estos efectos, las palabras que pronunciase el anterior Presidente de la Comisión Europea, Romano Prodi, a principios del año 2004, el mejor resumen de los horizontes generales que se marca la nueva política de cohesión de la UE para el próximo período:

«Es imprescindible que en los próximos años la Unión Europea potencie el crecimiento y la competitividad, procure más puestos de trabajo y de mejor calidad, proteja los derechos de los ciudadanos y ofrezca a éstos mayor seguridad ante la delincuencia y la inmigración ilegal. La Unión Europea debe esforzarse también por proteger el medio ambiente y hablar con una voz más firme en el foro mundial. Al mismo tiempo debemos continuar respaldando la solidaridad interna, la cohesión y la agricultura. En la propuesta de presupuesto del próximo ejercicio se intentará hallar los medios necesarios para lograr estos ambiciosos objetivos, ajustándose a los techos actuales de gastos (contando incluso con 12 nuevos Estados miembros). Las demandas legítimas de la Unión tienen que ajustarse a una utilización óptima de los recursos de que dispone». (Fuente.-Perspectivas financieras y políticas de la Unión ampliada en el período 2007-2013. Referencia: IP/04/189; Bruselas, 10/02/04).

...

Seguir leyendo pdf (21 págs, 3.9 MBs)
 


Juan Ignacio Plaza Gutiérrez
Departamento de Geografía
Universidad de Salamanca

Enlaces de interés

Benefits of enlargement of the EU

Unión Europea. Política Regional

Europa, investing in our future

Official website for the UK Presidency of the EU 2005

Bibliografía

Alcaide Inchausti, J. y Alcaide Guindo, P. (2005): «Datos provisionales de la evolución de los agregados económicos en 2004 y avance del balance económico regional. Años 1995 a 2004»; Cuadernos de Información Económica, nº 185, pp. 1-64.

Comisión Europea (1997): Primer Informe sobre la cohesión económica y social; Oficina de Publicaciones Oficiales de las Comunidades Europeas; Luxemburgo; 158 pp.

Comisión Europea (2001): Unidad de Europa. Solidaridad de los opueblos. Diversidad de los territorios. Segundo Informe sobre la cohesión económica y social; Oficina de Publicaciones Oficiales de las Comunidades Europeas; Luxemburgo; 2 vols.

Comisión Europea (2004): Una nueva asociación para la cohesión. Convergencia, competitividad, cooperación. Tercer Informe sobre la cohesión económica y social; Oficina de Publicaciones Oficiales de las Comunidades Europeas; Luxemburgo.

Comisión Europea-Representación en España (2002): Las acciones estructurales comunitarias en España y sus comunidades autónomas. Período 2000-2006; 2 vols.

Cuadrado Roura, J.R. y Marcos Calvo, M.A. (2005): «Disparidades regionales en la Unión Europea. Una aproximación a la cuantificación de la cohesión económica y social»; en Investigaciones Regionales, nº 6; pp. 63-89.

Delgado Viñas, C. (2001): «El proceso de convergencia regional en España. Una aproximación a la situación actual»; en Actas del XVII Congreso de Geógrafos Españoles; AGE-Departamento de Geografía de la Universidad de Oviedo-CeCodet/Universidad de Oviedo; pp. 303-307.

Parlament Européen (2005): L'adaptation de la politique de cohesion a l'Europe elargie et aux objectifs de Lisbonne et de Göteborg (Étude); Direction thématique Politiques structurelles et de Cohésion; Développement régional; IP/B/REGI/ST/2004-008.

Plaza Gutiérrez, J.I. (2002):«Orientaciones, conceptos e incertidumbres de la política regional europea para el siglo XXI»; en Revista de Estudios Regionales, nº 64; pp. 43-73.

Sosvilla Rivero, S. y Herce, José A. (2005): «España, ante el futuro de la política de cohesión comunitaria»; Diario EL PAÍS, martes 8 de febrero de 2005; pg. 64.

Unión Europea (2003). Política Regional: Las políticas estructurales y los territorios europeos. Competitividad, desarrollo sostenible y cohesión en Europa. De Lisboa a Gotemburgo, Oficina de Publicaciones; Luxemburgo; 57 pp.

Unión Europea (2004a). Política Regional: Al servicio de las regiones, Oficina de Publicaciones; Luxemburgo; 34 pp.

Unión Europea (2004b). Política Regional: «La cohesión a partir del viraje decisivo de 2007», Inforegio-ficha de síntesis 2004.

Unión Europea (2004c). Política Regional: «The Cohesión Fund. A boost for European solidarity», Inforegio Panorama, nº 14.

Villaverde Castro, J. (2005): «La cohesión europea en entredicho: el caso de las regiones»; Cuadernos de Información Económica, nº 185, pp. 83-101.

 

 


 

Actualizado: 16/02/06