Asociación de Geógrafos Españoles

www.age.es

Ir a Inicio.

Inicio >

Documento de la AGE

 

Conclusiones del I encuentro de profesores de geografía del turismo

Escuela Oficial de Turismo – Universidad de Girona
Sant Feliu de Guíxols, 5 y 6 de febrero de 2001

El I Encuentro de Profesores de Geografía del Turismo ha reunido a cuarenta y cinco docentes de veintinueve universidades y escuelas universitarias españolas que imparten asignaturas de geografía del turismo, con el objeto de debatir qué aporta y qué debe aportar la geografía a la formación superior en turismo.

En primer lugar, y por tratarse de un primer encuentro, se han puesto en común los intereses e intenciones de los profesores en relación a la titulación en turismo, así como se han debatido las oportunidades y fragilidades, los logros y retos, relacionados con la enseñanza concreta de la geografía del turismo. Y, en segundo lugar, se han alcanzado puntos de acuerdo al poder determinar las opiniones coincidentes en cuanto a los niveles de aprendizaje y los contenidos para la transferencia del conocimiento y el prestigio de la geografía en la formación turística.

En este sentido, los profesores reunidos manifiestan que,

  • La importancia de la geografía del turismo en la formación turística tiene su fundamento en la indisolubilidad existente entre territorio y turismo. No existe acto turístico sin una base espacial soporte de la actividad. Por tanto, no puede concebirse la formación turística sin relevancia del hecho geográfico.
  • La geografía del turismo facilita al estudiante de turismo una visión más amplia del fenómeno, aportando conceptos más plurales e integradores, en avanzada a la noción empresarial que marcó los inicios de las actuaciones españolas en turismo.
  • El análisis territorial aporta conocimientos clave para comprensión de la compleja y dinámica actividad turística, siendo especialmente reveladores con la aparición de nuevos escenarios y con la revalorización de antiguos espacios bajo criterios de calidad ambiental y sostenibilidad social.
  • La metodología geográfica facilita la generación de ideas imaginativas y sugerencias incitantes para el éxito del turismo ante una demanda experta, exigente y apremiante de continuos cambios para poder vivir experiencias únicas y subjetivas en escenarios de oferta singular.

Para poder dar respuesta a las necesidades del turismo contemporáneo y avanzarse a las exigencias que se prevén, los docentes en geografía del turismo han coincidido en la observación de los siguientes retos a los que hacer frente:

  • El dominio del perfil empresarial diluye el papel de la geografía en la formación turística, por lo que se debe remarcar la importancia del conocimiento territorial incluso para las salidas profesionales en empresas turísticas y, en especial, el significado que adquiere para la gestión pública del turismo.

Se precisa articular un discurso eficaz para difundir, entre los mismos estamentos universitarios y los agentes turísticos, el auténtico significado de la geografía en los distintos perfiles, mucho más trascendente que la pretendida pátina cultural.

  • La geografía sin turismo no tiene ningún sentido en la formación del diplomado en turismo, por lo que se debe exigir que los profesores de las asignaturas territoriales tengan perfil específico en turismo, así como se debe imposibilitar la docencia a titulados que no sean de las áreas de conocimiento especificadas en el BOE.

Es necesario organizar acciones de formación específica en turismo para geógrafos, así como compartir reflexiones, resultados de investigaciones y publicaciones.

  • Los estudiantes que llegan a primer curso de la diplomatura en turismo tienen insuficientes conocimientos geográficos, por lo que se debe simultanear La enseñanza de los nuevos conceptos en geografía del turismo con el repaso de los contenidos esenciales de la geografía física y humana, así como de técnicas y métodos geográficos.

Se deben abordar los temas desde un grado universitario, dando oportunidad al estudiante que no ha adquirido estos conocimientos previos, de adecuarse al nivel con ayudas complementarias y sin que ello distorsione ni ralentice la marcha del curso.

  • El prejuicio que tienen algunos estudiantes al iniciar la carrera, respecto de las enseñanzas que recibirán en geografía del turismo, condiciona una actitud poco positiva hacia la asignatura, de la cual no saben entender qué puede aportarles para su futuro profesional.

Es importante que los profesores despierten el interés del alumno y expliquen desde el primer momento el papel esencial y relevante de la geografía en las decisiones turísticas, tanto del sector público como privado, desde la gestión empresarial, la creación de productos, la revalorización de la naturaleza, la minimización de impactos, el diseño de itinerarios, la oferta de actividades, el transporte, y un largo etcétera de aportaciones al conveniente desarrollo turístico. Se debe mostrar el sentido práctico y dinámico de la materia, alejando las dudas pertinentes cercanas a la tradicional geografía estática y memorística que se había enseñado en épocas anteriores.

  • La geografía como ciencia tiene un carácter globalizador e integrador que le permite de una manera más fehaciente que otras disciplinas aunar conceptos aparentemente dispersos. Por ese motivo, a menudo, y para poder explicar ciertas interacciones territoriales, es necesario aportar en clase conceptos que podrían o deberían ser explicados en otras asignaturas.

El profesor de geografía del turismo debe motivar y compartir con sus compañeros de otras materias un objeto de estudio común: el turismo, y, por esta razón, de inmediato debe abrirse un debate interdisciplinar para decidir todos los contenidos necesarios para la formación del técnico superior en turismo y distribuirlos por áreas de conocimiento. La revisión de planes de estudio y la creación de un segundo ciclo en turismo permite poner en práctica este reto.

  • Los contenidos que aporta la geografía a la enseñanza turística son insuficientes para los objetivos formativos que se pretenden para un técnico generalista, especialmente en aquellas universidades que sólo imparten una troncal de 9 créditos. La titulación en turismo se distingue claramente de otras titulaciones por tener un carácter multi, pluri y transdisciplinar, por lo que en ella deben participar todas las disciplinas en su pertinente medida.

La geografía del turismo debe tener la merecida y justa presencia en los estudios de turismo y, aún sin ser la disciplina de mayor peso específico en la titulación, debe reivindicar su papel determinante en cada uno los tres cursos de la diplomatura.

  • El deseado perfil de planificador del turismo no puede completarse en una carrera de tres años generalista, por lo que se introduce al estudiante en los conceptos de ordenación y gestión territorial a fin de que comprenda los distintos procesos que se dan en la ordenación y gestión territorial.

Se requiere de un segundo ciclo en turismo de dos años de duración para preparar técnicos en turismo de más alto nivel, con el objeto de que puedan intervenir en los procesos de decisión que afectan al espacio turístico.

Asumidos los señalados retos, los profesores reunidos recomiendan que,

  1. La formación geográfica del Diplomado en Turismo debe contemplarse, como mínimo, en tres niveles de aprendizaje a fin de conseguir el óptimo progreso hacia la aprehensión de los conocimientos territoriales turísticos de primer ciclo. Por ello deben establecerse tres asignaturas con un cómputo aproximado de veinte créditos:
    • Geografía del turismo o geografía de los recursos territoriales turísticos
    • Geografía turística o geografía de los destinos turísticos
    • Introducción a la ordenación y planificación de los espacios turísticos
  2. La/s asignatura/s de Geografía del Turismo deben derivar de la materia troncal de Recursos Territoriales Turísticos e impartirse en primer curso desde el primer cuatrimestre. El objetivo formativo es el de dotar al estudiante de los conceptos básicos de la disciplina y de la especialidad turística, de manera que utilizando el hilo argumental del turismo se introduzcan los parámetros de la geografía. Los contenidos deben hacer hincapié en los factores territoriales de la localización turística, las distintas tipologías de espacios turísticos y el análisis de flujos, sin descuidar temas clave para la comprensión del desarrollo turístico como los modelos de implantación espacial, los impactos territoriales y el medio ambiente.
  3. La/s asignatura/s de Geografía Turística deben ser obligatorias de segundo nivel y deberían impartirse en segundo curso, aunque pueden enseñarse simultáneamente a la Geografía del Turismo. No obstante, se aconseja seguir el primer caso para poder impartir un temario más explicativo, que permita analizar los destinos turísticos a partir de los conceptos aprendidos en el primer curso y desde una óptica geográfica regional. El ámbito de estudio más idóneo sería el planetario, dejando a juicio del profesor la selección de espacios representativos o el aproximarse a otras escalas territoriales.
  4. La asignatura de Introducción a la Planificación se plantea de tercer nivel para impartirse en tercer curso. Su objetivo es iniciar al estudiante en la observación y reconocimiento de que se puede intervenir en los procesos dinámicos del turismo, impartiendo fundamentos de análisis territorial del turismo. Así, se aportarán conceptos básicos de ordenación territorial, así como métodos de investigación y técnicas geográficas, dando mayor acento a la cartografía y a los sistemas de información geográfica (GIS). En esencia, los contenidos deben orientar para la aplicación, capacitar para la realización de diagnosis y señalar posibilidades para la prevención de impactos y la propuesta de actuaciones.
  5. Para completar la oferta de asignaturas optativas, para aquellos estudiantes que quieran profundizar en algunos aspectos de su carrera y especializar mínimamente su currículum formativo, se recomienda ofrecer asignaturas de carácter territorial que relacionen temas como turismo y medio ambiente, turismo rural, políticas turísticas, y otros que puedan ser específicos de la vocación turística de cada ámbito universitario.
  6. En el necesario segundo ciclo de Licenciatura en Turismo, la geografía debe aportar una visión más crítica de la realidad para que el titulado pueda intervenir directamente en los procesos de decisión turísticos en un entorno multidisciplinar. Con ello, se identifica a la geografía como un instrumento eficaz para dar respuestas al sector turístico. Los contenidos se deben orientar específicamente a la planificación turística y al desarrollo sostenible de los espacios turísticos, con una aplicación más intensa de los métodos y técnicas geográficos.

Con estos objetivos, los profesores reunidos se suman a la propuesta de troncalidad de la Licenciatura en Turismo que han planteado los expertos de las universidades con la implantación de dos materias troncales de:

  1. Planificación territorial del turismo
  2. Métodos y técnicas de investigación geográficas
Paralelamente, recomiendan que, en la creación del segundo ciclo en turismo, las universidades ofrezcan obligatorias y optativas que complementen los contenidos troncales y profundicen en el análisis de espacios turísticos específicos, la gestión territorial turística (marcas geográficas, productos naturales, programación de políticas) y el desarrollo de sistemas de calidad ambiental.

Finalmente, el I Encuentro de Profesores de Geografía del Turismo concluye con la observación de que se ha llegado a puntos de acuerdo muy importantes para posicionar la geografía en la formación turística y homogeneizar criterios básicos de enseñanza, aunque el debate siga abierto para tratar temas clave como la programación más concreta de contenidos, la bibliografía de referencia, desarrollo de prácticas geográficas, la interrelación turismo-ocio, principalmente.

Y es deseo de todos los presentes que estos encuentros tengan continuidad y puedan ser ejemplo para otras disciplinas que tienen en el turismo un objetivo común.


 

Actualizado: 12/01/05